Anticonceptivos, Abortos y Bebés

Hola soy Noelia Fernandez, bendiciones en el nombre de Jesús, el Señor habla hoy sobre los hijos y dice:

Cada alma que fue creada es para mí como una piedra preciosa, su valor es incalculable, incalculable para la mente humana, cada alma que Yo cree es como una piedra preciosa de diferentes colores, aspectos y texturas, pero cada una de ellas tiene un valor altísimo, para Mi invaluable vale más que todo el oro del mundo, que todo el dinero del mundo no se compara con las cosas materiales y es mi voluntad; dice el Señor, enviar a los hijos a los padres, cuando yo envío un bebé a este mundo y ese alma encuentra una puerta cerrada en tu casa, mi Ira es muy grande; dice Dios, porque yo he enviado esta alma con mi propia voluntad y si encuentro que tu matriz está cerrada para poder realizar mi voluntad en tu cuerpo, grandes males van a venir sobre tu casa; dice el Señor, porque pecado enorme es este, ofensa muy grande me has hecho; dice Dios, al cerrar tu matriz a mí. Mujer tienes que entender que tu matriz es lo más sagrado que yo he hecho es el lugar adonde se engendra la vida; dice Dios, y la vida es Mi hijo Jesús, Si Tú cierras la puerta a la vida que Yo mismo mando, como pretendes que Yo te acepte en la vida que Yo te puedo dar, que yo te dé de Mi vida eterna, si Tú mujer estás negándome tu templo sagrado, que es tu cuerpo para que yo pueda hacer mi voluntad; dice Dios, si este es tu caso arrepentirte ahora mismo; dice Dios, de los males que me has hecho, de la ofensa que Me hiciste y así quizás Mi ira se vaya de arriba tuyo; dice Dios, de delante de Ti, arrepentirte y lava tu corazón y tu pecado ahora mismo; dice Dios, porque yo no perdono ni a una Mujer ni a su familia que acompañe una decisión de no traer a un niño al mundo; dice Dios, y si ya te ensuciaste las manos y están llenas de sangre y cometiste homicidio en contra de un alma que Yo mismo he enviado, más vale que te arrepientas ahora; dice Dios, para que quizás yo tenga misericordia de Ti y te perdone, para que cuando llegue el momento del juicio final esa sangre ya haya sido lavada de tus manos y pobre de aquel que se interponga y que se oponga en el nacimiento de un niño; dice Dios, porque este es uno de los pecados más grandes que puede cometer el hombre contra Mí, y si Tú eres Hombre y trajiste una vida a este mundo y embarazaste a una mujer, más vale; dice Dios, que te hagas cargo de ese niño, porque a Mí Me complace un verdadero Padre como Abraham; dice Dios, me complace el hombre que tiene un corazón de Padre de Papá, un corazón parecido al Mío; dice Dios, pero si Tú eres hombre y te estás negando a que venga una vida a este mundo, cuando yo estoy mandando un bebé a tu familia; dice Dios, y si te estás negando a ser Padre, como pretendes que yo te acepte como Hijo, no me llames padre si Tú no quieres ser Padre, primero; dice Dios, arrepiéntanse y laven su corazón de esta maldad; dice Dios, y todos los medios Anticonceptivos los aborrezco; dice el Señor, quién eres Tú para planear Mi voluntad en este mundo, si todas las almas fueron creadas por Mí, ahora Hijos míos; dice Dios, entiendan la importancia de la familia, Yo mismo creé esta institución y el diablo está trabajando fervientemente contra ella, arrepiéntanse de toda maldad, no dejen que satanás rompa su familia, luchen por esta institución; dice Dios, que Yo mismo establecí en la tierra y Yo los voy a bendecir grandemente y abundantemente y van a conocer la vida eterna, pero pobre del que rompa esta institución a propósito; dice Dios, así que ahora hijos míos; dice Dios, despiértense de las mentiras de este mundo, dejen de utilizar Anticonceptivos Mujeres, abran su matriz a Mí, hagan su vientre disponible para Mí, para hacer mi voluntad con ustedes, porque mi corazón ama grandemente a la Mujer que está dispuesta a recibir las almas que yo mando, a ser Mamá, a ser Madres, porque solo a través de esta manera; dice Dios, vas a entender el significado del amor verdadero al tener un Hijo y si yo quiero mandar diez hijos; dice Dios, y esa es mi voluntad, quién eres Tú Mujer para detenerme; dice Dios, así que ahora; dice Dios, todos los Anticonceptivos que estén en tu casa tirarlos a la basura en este momento y arrepentirte, porque ahora mismo podría venir el día del juicio, Tú piensas que yo no veo todo; dice el Señor, lo que yo quiero no es inculcarte miedo, sino que quiero que tu alma sea salva, pero nadie que hace estas cosas que mi alma aborrece por completo, va a entrar en mi reino, porque mi Hijo para Mí es lo más sagrado; dice Dios, entonces como pretendes ser mi hija, como dices que eres mi hija, si tú misma no quieres tener hijos; dice Dios, yo estoy llamando a la puerta; dice Jesús, si me abres y haces mi voluntad yo también voy a escucharte, pero si sigues negándote a la voluntad de mi padre, Yo no voy a entrar en tu casa y siempre vas a sentir que te falta algo; dice Jesús, porque yo estoy al lado de los que me obedecen y los que me obedecen son los que realmente me aman; dice Jesús, pero si tú no quieres entregar tu cuerpo como un sacrificio sagrado para que Mi Padre haga su voluntad en él, como pretendes que mi sacrificio valga por ti, así que ahora mismo a mujer si has hecho algún aborto limpia tus manos de esa maldad a través del arrepentimiento, y Yo te lavaré con mis aguas dice; Jesús, pero si sigues en tu maldad, yo no te voy a acompañar, porque yo no estoy al lado de las mujeres desobedientes, a mí me agrada a la mujer mansa dice; Jesús, la humilde de corazón, la servidora y una mujer que tiene hijos es la verdadera servidora, pero si mi Padre no desea mandar hijos y esa es su voluntad para Ti, entonces tienes otro camino, no serás condenada por qué no cerraste tu matriz a su voluntad, si no tienes hijos y los deseas con todo tu corazón, entonces Ora noche y Día para saber si es la voluntad de mi padre de darte uno y él te va a escuchar, pero a veces no es la voluntad de mi Padre darlo, si Tú buscas hacer mi voluntad; dice Dios, yo te voy a bendecir, pero si cierras la puerta y pones tu mano así para detenerme, yo también voy a poner mi mano así y no te voy a escuchar y no voy a escuchar tus oraciones; dice Dios, porque yo no escucho a los desobedientes, así que ahora limpia tu corazón y entrega a tu cuerpo a mí como un sacrificio viviente, porque tu cuerpo mujer es el templo sagrado para que habite el Espíritu Santo, pero tiene que estar limpio, y todas estas pastillas y anticonceptivos que tomas lo están ensuciando, no entristezcas al Espíritu Santo en Ti; dice Dios, y límpiate de toda esta iniquidad, yo te amo; dice Dios, pero detesto cuando mandó una alma al mundo y se encuentra rechazada, porque Tú cerraste la puerta voluntariamente a recibirla, arrepentirte ahora de tu maldad y arrodíllate ahora a Mí, a pedirme perdón, para que tal vez yo me dé vuelta y te mire y te escuche y tenga misericordia y piedad de Ti, y te voy a dar una segunda oportunidad, pero sí sigues siendo rebelde, idólatra de Ti Misma, Yo no voy a escucharte y no voy a mirarte y voy a dar vuelta a la cara y cuando Me ruegues y Me implores, Yo voy a mirar tus manos llenas de sangre y no te voy a responder; dice Dios, así que entiendan hijos míos el valor de los hijos no los rechacen denles amor, edúquenlos en Mí, enséñales a vivir en mí y yo voy a permanecer con ustedes mostrándoles el camino, sean pastores de sus hijos, cuídenlos porque son mis ovejas, son mis ovejitas; dice Jesús, yo amo a los niños y mi corazón se estremece por los bebés, como puede negar una vida; dice Jesús, cuando yo soy la vida, hijos míos despiértense, escuchen a mi llamado, corrijan sus caminos, mujeres dejen de prostituirse y limpien su cuerpo, dejen de ensuciarse, dejen de tomar medicamentos que ensucian su sangre; dice Dios, mis ojos están en todos lados y yo sé cuál es la mujer pura y limpia del corazón, la que dispone su cuerpo a Mí, su alma a Mí, su Espíritu, la que Me busca, la que Me habla, la que Ora a Mí constantemente, la que Me dice: Señor soy tu sierva, quiero servirte, hacer lo que quieras conmigo, Mi corazón se complace con este tipo de mujeres; dice Dios, pero a la altiva, a la mandataria, a la idolatra de sí misma, que lo único que hace es pensar en ella todo el día, idolatrarse, llena de vanidad, de materialismo, de egoísmo, a la Jezabel, a esta mujer aborrece mi alma y esa mujer es la que no quiere tener hijos, porque eso significaría perder tiempo, tiempo que podría gastar en ella misma; hijas mías, ustedes son una piedra valiosísima para Mí, cada una de ustedes yo las estoy llamando a que se limpien, créanle a mis profetas; dice Dios, limpien sus manos de los abortos, de los asesinatos o no creen que yo veo todo, límpiense de toda maldad, Yo aborrezco la injusticia y no deseo que ninguna alma se pierda, así que arrepiéntanse y límpiense de este pecado, que no es menor ante mis ojos y hagan mi voluntad y síganme y yo les voy a mostrar el camino recto, como debe ser una mujer ante mis ojos, pero búsquenme a Mi primero que nada; dice Jesús, no se guíen de la mujer del mundo, de la altiva de corazón, la que busca carrera, la que todo el día habla de yo, yo, yo; sino que, sean como una sierva graciosa que sirve a su marido, que me sirve a Mí, como yo sirvo a mi Padre, como el Espíritu Santo sirve, Yo no he llamado a las mujeres para que sean dominantes, Yo estoy llamando a la mujer a que sea humilde, a que sea femenina, a que sea dulce, a que entregue su corazón a Mí, para que Yo pueda enseñarle lo que es el verdadero Amor, Yo estoy llamando a las naciones a que se arrepientan de los abortos, Yo voy a jugar a los médicos, Yo voy a juzgar a los médicos que hacen estas aberraciones; dice Dios, y para ello se está preparado el castigo del fuego eterno, porque mis ojos están en todos lados, y yo sé quién tiene sus manos sucias, así que límpiense las manos mientras haya tiempo, para que tal vez pueda perdonarlos antes de que llegue su final
y dejen de cometer estas aberraciones de romper los cuerpos adentro de los vientres, mientras todavía están vivos; dice Dios, porque mi ira, mis ojos llenos de fuego y de ira están sobre ustedes los que abortan y los que sacan a un niño de adentro del vientre de su madre y se queda sin su casa; hijas mías, entren en razones, Yo las estoy llamando, soy Yo el que habla; dice Dios; si de verdad quieren llamarse hijas mías, límpiense de toda esta inmundicia que ven del mundo, porque el diablo muy astuto y está buscando destruir la familia, destruir las madres, que no existan los padres, pero no sean necias, lean mi palabra y encuentren lo que allí dice sobre los hijos, cuanto los amo y mi castigo está sobre los que no me escuchan, sobre los que derraman sus semillas; dice el Señor, o no crees que estoy viendo todo; les dice a los hombres, así que límpiense el polvo de sus calzados ahora mismo y clamen a Mí, para que tal vez todavía haya tiempo de que Yo los oiga.